Sea parte de ACOJUD

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Sígueme en Twitter
 

Preocupación por condiciones en que se efectúa juicio por caso Jairo Mora

20 feb Preocupación por condiciones en que se efectúa juicio por caso Jairo Mora

La Asociación Costarricense de la Judicatura (ACOJUD), hace de conocimiento de la comunidad judicial su enorme preocupación respecto a las condiciones en que se realiza el juicio de reenvío sobre el caso de la muerte del ambientalista Jairo Mora.

 

Como en todos los casos que deben ser tramitados y resueltos por los tribunales de justicia del país, se debe contar con las mejores condiciones posibles para la realización del juicio, sin someter a presiones indebidas, sean directas o indirectas, a jueces y juezas de la República, respecto a sus deberes de imparcialidad, independencia judicial y sujeción a la ley, como elementos indispensables de la justicia en un Estado Social y Democrático de Derecho.

Resulta inoportuno y desconcertante que justamente en este momento, en que un nuevo tribunal de juicio juzga este importante asunto, la Inspección Judicial haya abierto de oficio y emplazado una causa disciplinaria en contra de los miembros del tribunal de juicio de Limón que anteriormente dictaron sentencia en el mismo caso, resolución que fuera anulada por el Tribunal de Apelación de Sentencia Penal ordenándose el reenvío que da origen al debate que está en trámite.

Este proceder de la Inspección Judicial –por el momento y la coyuntura en que se realiza la actuación– puede fácilmente ser interpretado como un mensaje de que existe voluntad institucional para inducir un resultado específico en el caso, situación que aparte de inédita, pone en entredicho, de manera gratuita, a nuestra Administración de Justicia.

Se puede entender, mas no aceptar, que existan presiones de algunos sectores sobre la judicatura para que se falle de determinada manera un asunto, no obstante que estas presiones aparenten surgir o se propicien desde el propio poder del Estado que debe exigir y garantizar la independencia judicial de las y los jueces como una garantía para la ciudadanía, resulta alarmante.

Por esta razón, cuestionamos que se haya procedido de manera tal, que la causa disciplinaria contra los colegas del tribunal de juicio de Limón se conozca y se emplace cuando aún no ha finalizado el nuevo debate y está pendiente la decisión jurisdiccional del tribunal que tramita el juicio de reenvío. No desconocemos las competencias funcionales de la Inspección Judicial así como los plazos legales para el cumplimiento de sus labores, sin embargo si se aprecia que la sentencia sobre la que se abre la causa disciplinaria se dictó el 26 de enero del 2015 y la que la anulación y orden de reenvío fue del 5 de agosto del 2015, resulta inoportunamente casual que se hagan los traslados de cargos justo ahora que un nuevo tribunal debe pronunciarse sobre el asunto.

Otra discusión será si los temas de interpretación – valoración en las sentencias judiciales deben ser objeto de causas disciplinarias, máxime en casos como el presente, donde se siguieron las vías recursivas previstas por la ley y se decidió el juicio de reenvío cumpliéndose con el Principio de Tutela Judicial Efectiva, pues en estos escenarios se mezclan inconvenientemente las potestades disciplinarias con la interpretación de hechos y normas que son resorte de los tribunales de la República en uso de sus competencias exclusivas y excluyentes.