Sea parte de ACOJUD

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Sígueme en Twitter
 

LA JUDICATURA PROCURA EL ACCESO A LA JUSTICIA DE LAS POBLACIONES MAS VULNERABLES.

soraya-1

06 jun LA JUDICATURA PROCURA EL ACCESO A LA JUSTICIA DE LAS POBLACIONES MAS VULNERABLES.

• Este es un ejemplo de ello.

Cuatro veces al mes ella cambia sus tacones por zapatos y ropa casual. Deja la oficina y sale en busca de aquellas personas necesitadas de justicia.

Se trata de la jueza Soraya Cabezas Alcocer, del Juzgado de Violencia de Puntarenas. Ella y su equipo salen a la Isla Chira, Isla Caballo, Chomes, Costa de Pájaras u otros lugares de esa provincia para atender denuncias y dar seguimiento a medidas de protección en casos donde las víctimas son adultos mayores, personas discapacitadas o familias cuya pobreza les impide costear su ida a los Tribunales.

Solo como ejemplo, un vecino de la Isla de Chira necesita 17 mil colones para ir y volver a los Tribunales, sin contar el gasto en alimentación, pero desde que existe este sistema de trabajo y acercamiento a las comunidades, el dinero dejó de ser impedimento para que las personas denuncien una agresión.

De esta manera, la Jueza, un Auxiliar del despacho, oficiales de la Fuerza Pública y un conductor de los Tribunales cumplen con la Reforma a la Ley de Violencia Doméstica, publicada en la Gaceta del 2 de marzo del 2011 que indica que se debe dar seguimiento a las medidas de protección para garantizar que se cumplan y no queden solamente en el papel.
Sin embargo, este despacho judicial se adelantó a dicha reforma, porque esta labor de ir de puerta en puerta, la realiza desde el 2008. Esta mística en su trabajo, les hizo ganar el año pasado el Concurso “Buenas prácticas en las oficinas del Poder Judicial. Según explicó la jueza, en cada salida que hacen llevan alrededor de 25 expedientes.

Las cifras evidencian la efectividad de este sistema de trabajo, en ese despacho, los seguimientos que se hacen a denuncias de agresión por parte de adultos mayores, personas con discapacidad y personas muy pobres, pasó de 37 en el 2010 a 133 en el 2011 y en lo que llevamos del 2012, ese número ya se superó y va por 147. En cuanto a comparecencias señaladas para denuncias de adultos mayores, en el 2010 se señalaron 30 y el año pasado 127.

Doña Soraya es una de los más de mil jueces de la República que están comprometidos con la accesibilidad de todas las personas a la justicia, sin importar su condición económica, color, credo, género, etc.
De esta manera cumplen con la Misión que los cobija dentro de la Asociación Costarricense de la Judicatura ACOJUD y que dice “Somos una organización de jueces y juezas que promueve la democratización e independencia de la función judicial y resguarda el ejercicio digno de la judicatura”.

La estrategia de la jueza Soraya y su equipo, no solo ha hecho más efectivo el trabajo, sino que también les ha devuelto a las comunidades la credibilidad en el sistema judicial. Además, los propios agresores cumplen con las medidas que se les imponen y no se arriesgan a burlarlas, pues saben que en cualquier momento aparece el equipo del Juzgado de Violencia Doméstica dándole seguimiento a las mismas.

Las giras se programan y se cumplen, porque los usuarios están a la espera. Por eso los aguaceros u otros contratiempos no son impedimento. La Jueza recuerda una ocasión en que fueron a la Isla de Chira y la tormenta era tal que para cubrirse de la lluvia utilizaron bolsas con las que OIJ envuelve y traslada los cadáveres.
Doña Soraya y su equipo van esta semana de gira para la Isla de Chira, porque ahí muchas personas esperan que la justicia llegue hasta la puerta de sus casas.

[nggallery id= 8 jueza Soraya]